Seleccionar página

Aquí os presento un fragmento de un correo electrónico que recibí hace unos días, preguntándome como convertirse en un traductor profesional:

“Estoy en el último trimestre de mi grado en filología hispánica. Siento un gran interés por la traducción, aunque no sé cómo seguir avanzando en esa línea para llegar a ser una traductora profesional. Me encantaría hacer un máster en Traducción, pero no estoy segura de si podré costeármelo. ¿Piensas que es una mala idea lanzarse a por el DipTrans directamente después de los estudios universitarios?”

La transición del ámbito académico a tu objetivo profesional definitivo puede parecer un abismo insalvable. Cuando se está finalizando un grado universitario, puede resultar tentador seguir más tiempo en el ámbito académico para mejorar tus credenciales. Es muy positivo disponer de ellas, pero solo constituyen una parte del conjunto mucho más amplio que es ser un traductor profesional. Sin la experiencia del mundo laboral, es muy complicado valorar si el curso de posgrado al que te estás planteando inscribir resultará ser la mejor opción para ti de aquí a diez años.

¿Quieres ser traductor profesional a tiempo completo?

 

Si quieres ser traductor a tiempo completo creo que no es una buena idea optar por cualquiera de estas cualificaciones directamente después de finalizar un grado universitario. En esta etapa, probablemente no dispongas de las habilidades de traducción profesional que se requieren para aprobar un examen tan exigente como el DipTrans del Chartered Institute of Linguists, ni el conocimiento que se adquiere a través de la propia experiencia sobre lo que quieres hacer profesionalmente como para elegir el máster más adecuado y sacarle el máximo partido.

La mayoría de universitarios recién graduados aún no han desarrollado suficientemente sus conocimientos lingüísticos de la lengua de partida y de la de destino y tampoco han adquirido todavía la conciencia cultural necesaria de la lengua de partida para ser traductores competentes. Si te encuentras en esta categoría, plantéate buscar una opción que te permita ampliar estas habilidades durante unos años. Después de mi grado en traducción, acabé dando clases de inglés en Sevilla durante unos tres años antes siquiera de plantearme dedicarme a la traducción profesional. Esta fascinante experiencia hizo maravillas en mis conocimientos de las lenguas española e inglesa. Solo comencé a sumergirme y a comprender de verdad la cultura española al vivir y trabajar en España de forma prolongada.

Conozco a otros traductores profesionales que hicieron algo parecido. Algunos trabajaron en otros ámbitos, pero todos pasaron varios años residiendo en el país de su lengua de partida antes de convertirse en traductores (muchos han acabado casándose con personas de ese país). En su mayoría, no se habían formado específicamente como traductores cuando comenzaron como traductores independientes, sino que se fueron formando a medida que adquirían experiencia en la traducción. Una de mis mejores amigas, con la que trabajé y vivé unos años en Sevilla, continuó su trayectoria viviendo dos años en Alemania, también enseñando inglés, y luego en París antes de formarse como intérprete. Después de unos cinco aprendiendo idiomas, seguidos de un posgrado de dos años en París, comenzó a trabajar como intérprete en la UE. Interpreta del francés, el español y el alemán al inglés, y ahora está aprendiendo sueco. Es un fantástico ejemplo de cómo la formación de posgrado puede contribuir a moldear a un profesional de los idiomas que ha acumulado amplias competencias prácticas. En su caso, fueron necesarias distintas experiencias y conocimientos lingüísticos de la vida real antes de que se sintiera preparada para adquirir esa formación y tomarse en serio su carrera profesional. De ninguna manera habría estado lista para realizar esta formación justo después de su grado. Dudo incluso que se planteara esa trayectoria profesional como una posibilidad real.

Los traductores con conocimientos especializados consiguen más trabajo y cobran más.

 

Si tienes un grado en idiomas, cuando finalmente te metas en la traducción, te encontrarás con un problema añadido: no tendrás ninguna especialización. Probablemente no sea hasta que pasen unos años desde que termines tu grado que te sientas preparada para plantearte una formación de posgrado en otro campo, que podrías combinar con la traducción. Podrías combinar el DipTrans, con el que podrás demostrar tus habilidades de traducción con un máster en otro ámbito, con el que demostrarás tu especialización. Supondrá un esfuerzo laborioso, caro y difícil. Además, se trata de algo que debe pensarse y planearse detenidamente a fin de garantizar que tomas la mejor decisión para tu carrera y desarrollo personal.

Te recomiendo que salgas un tiempo del ámbito académico y que te vayas al extranjero. Amplía tu conocimiento viviendo como parte de la comunidad de tu lengua de partida durante varios años, trabaja en puestos distintos, con personas que tengan diferentes bagajes y edades distintas. Trata de conectar con traductores que ejerzan en la traducción para aprender lo máximo posible sobre el sector antes de lanzarte a él. Luego, decide qué formación de posgrado es la mejor para ti y para tus metas profesionales.

Échale un vistazo a mi Curso de preparación del DipTrans, adecuado para traductores de español a inglés que se estén preparando para presentarse al examen Diploma en Traducción y para quienes quieran desarrollar sus habilidades de traducción, con la intención de ser traductores profesionales. El curso puede interesarles también a aquellos traductores de inglés a español que tengan un nivel próximo al de un nativo de habla inglesa y que estén buscando fórmulas para perfeccionar su nivel de inglés.

 

¿Tienes alguna historia para compartir?

Pin It on Pinterest

Share This